Irak, 14 años después

El 19 de marzo de 2003 se iniciaba una guerra que, según los sus promotores, debía ser rápida y quirúrgica. Cinco años más tarde, el nivel de destrucción, caos y muerte que ha provocado la guerra de Irak no sólo ha sido altísimo sino que, Además, aún parece lejos de llegar a su fin. Hoy, nadie discute que los motivos que se dieron por justificar la guerra eran puramente excusas. Informes secretos, altos mandatarios, consultores, etc. los respectivos gobiernos que la iniciaron han admitido que los motivos no eran ciertos y que se inventó para construir un estado de opinión favorable a la guerra.

trio de las azores

Obviamente, si los argumentos eran insostenibles entonces, aunque lo son más pasados ​​cinco años: ninguno de los estados que inició guerra tiene problemas en mantener relaciones, incluso buenas, con regímenes dictatoriales o con regímenes que disponen de armas de destrucción masiva al margen de la legalidad internacional. Más bien, el hecho de que Saddam Hussein hubiera perdido la confianza de sus antiguos valedores, la voluntad de situar en Oriente Próximo gobiernos bajo control, así como asegurar el acceso a bienes energéticos escasos como el petróleo, fueron los motivos principales.

En cualquier caso, la guerra de Irak ha provocado, a menudo, lo contrario de lo que se decía pretender: más desorden (la vida cotidiana en Irak no ha sido estos cinco años, más pacífica y libre que
la que se vivía antes: tres violencias -empleo, resistencia y terrorismo-, escasa legitimidad institucional y precariedad económica y social lo impiden) y aumento del terrorismo (en vez de descabezar-lo, la guerra ha incrementado la fuerza: Al Qaeda ygrupos vinculados han encontrado en Irak un terreno ideal para fructificar en ella). Aunque el último año la situación parece haber mejorado, aunque es precaria y el futuro, incierto:
Empleo: es evidente que no podremos hablar de un Irak estable y libre hasta que las tropas ocupantes no lo abandonen.
• Gobierno: si la transición a una democracia nunca es fácil, menos aún cuando ésta se ha impuesto por la fuerza y ​​se encuentra bajo tutela de los que promovieron la guerra.
• División civil: el fantasma dela guerra civil entre las diversas comunidades étnicas (Árabes versus kurdos) y religiosas (chiítas versus suníes) ha sido a punto de hacerse bien real durante estos años y no es un escenario que pueda descartarse.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *